Por qué ocurren los antojos de azúcar – Explicado

En pocas palabras, los antojos de azúcar son reacciones químicas o respuestas emocionales aprendidas (o a veces ambas) que se originan típicamente de una de estas situaciones o condiciones comunes:

  • Pérdida de peso abrupta: Una condición común que desencadena un antojo fisiológico de azúcar es perder peso demasiado rápido (comúnmente el resultado de una dieta intensiva). Su cuerpo tiene sensores químicos que activan una alarma si la ingesta de calorías disminuye demasiado o si el almacenamiento de grasa disminuye demasiado rápido, y el cerebro se enciende en el centro de antojo para reemplazar esas calorías.
  • Necesidad emocional de serotonina: La serotonina es una de las hormonas para sentirse bien que le da esa sensación cálida, confusa, satisfactoria (y a veces somnolienta). Si su vida no le proporciona suficiente felicidad natural (o si está clínicamente deprimido), su cerebro busca serotonina en otra parte, el azúcar, lo suficientemente conveniente, hace que su páncreas segregue un gran pico de insulina para controlar sus niveles de azúcar en la sangre. La insulina eventualmente desencadena que el cerebro produzca serotonina. No llaman al azúcar una»comida reconfortante» por nada!
  • Fluctuaciones hormonales: Antes de la menstruación, el estrógeno está bajo y, a medida que la progesterona disminuye, los niveles de endorfina están en su nivel más bajo. Las fluctuaciones hormonales mensuales pueden explicar por qué muchas mujeres que experimentan síntomas fuertes de PMS también tienen antojos fuertes de azúcar – los bajos niveles de endorfina hacen que busquen el estallido de serotonina que una sobrecarga de azúcar puede proporcionar.
  • Nutrición inadecuada: Si su dieta es deficiente en ciertos nutrientes, su cerebro se enciende en el centro del antojo para tratar de aumentar la ingesta de nutrientes. Su cuerpo está programado para buscar alimentos ricos en calorías (que, en los días del hombre de las cavernas, significaban alimentos ricos en nutrientes), de modo que cuando la computadora de su cuerpo detecta una falta de nutrición, enciende los antojos con toda su fuerza como un mecanismo de supervivencia.
  • Comportamiento aprendido para enmascarar la soledad, el aburrimiento o la autoestima: El azúcar es igual a la serotonina. Si se siente mal, comer azúcar puede hacer que se sienta mejor temporalmente. Es muy fácil aprender a sustituir la introspección y el trabajo personal por hábitos alimenticios poco saludables. Cuando el crítico interno comienza a regañarte, una manera fácil de tranquilizar al crítico es drogarte con azúcar, lo mismo que cuando te sientes solo, aburrido o cualquier otra cosa que no te guste particularmente sentir. En lugar de hacer el duro trabajo personal que se requiere para cambiar su forma de pensar e interactuar con el mundo, muchas personas toman la salida fácil e ignoran sus problemas al zonificar con azúcar (o a veces con drogas aún peores).
  • Estrés: Cuando su cuerpo produce cortisol y otras hormonas del estrés durante todo el día, usted quema carbohidratos almacenados (en lugar de grasa) para obtener energía, de manera que su cerebro se enciende en el centro de antojo para reemplazar ese azúcar.
  • ADD YOUR COMMENT