Rechazo: Por qué vale la pena ser un geek

Masterfile

Ser uno de los niños geniales tiene sus recompensas – sólo pregúntele a cualquiera cuyos padres insistieron en que acompañaran el baile de graduación de la escuela secundaria….todos los años. Sin embargo, eso no significa necesariamente que aquellos de nosotros que hemos sufrido el rechazo social, e incluso la intimidación, por parte de nuestros compañeros, estemos condenados a toda una vida de convenciones y cenas de Star Trek.

Un artículo en The Daily Mail, cita un estudio reciente realizado en la Universidad Johns Hopkins en Maryland (en cooperación con Cornell) que sugiere que el impacto del aislamiento social y el rechazo en ciertos tipos de individuos no siempre es negativo. Incluso puede ser una bendición, tanto para ellos como para la sociedad en su conjunto.

Para algunas personas, que valoran su independencia, ser rechazadas por otros puede reforzar su fuerte sentido de autoestima, dice la autora principal del estudio, Sharon Kim, PhD. Estar fuera del grupo puede ser liberador e incluso inspirador, llevando a aquellos que ya tienen un elevado sentido de autoestima – individuos que poseen un «autoconcepto independiente» según Kim – a abrazar el tipo de pensamiento creativo que tiende a emerger de la búsqueda intelectual solitaria.

El rechazo no sólo alimenta su idea de ser separados sino también superiores, un punto de vista que recuerda aspectos del rechazo de Groucho Marx a cualquier club que lo aceptara como miembro. Para aquellos que dependen de la aprobación de otros, por otro lado, el ser condenados al ostracismo o intimidados puede ser devastador – el punto instructivo es que si vas a ser visto con desprecio por otros, es mejor que lo disfrutes.

Los resultados del estudio, dice Kim, pueden tener resultados prácticos para empresas y empleadores potenciales que buscan soluciones imaginativas y pensadores innovadores. El candidato no convencional puede ser, si no la opción obvia, la más creativa a largo plazo. Buenas noticias para aquellos de nosotros que solíamos usar cinta adhesiva en nuestros anteojos.

¿Fuiste un marginado al crecer? ¿Cómo te ha beneficiado más tarde en la vida?

ADD YOUR COMMENT