Sólo Donald Trump puede hacer que Donald Trump se vea así de asqueroso.

Foto, Candadian Press/ EPA/GARY HE.

Cualquiera con el más mínimo conocimiento de la historia de Donald Trump no debería haberse sorprendido por el video que cayó el viernes. Atrapado en un micrófono caliente en camino a una aparición en Access Hollywood en 2005, el candidato presidencial republicano se jacta de su capacidad para tantear y besar a las mujeres sin consentimiento.

Su fanfarronería fue posible gracias al personaje de la televisión Billy Bush, que interpretó a su compinche chupador y risueño compinche del villano prepotente en una película adolescente de los años ochenta. El intercambio es asqueroso y feo, desde la”movida como una perra” y las”grandes tetas falsas” hasta el”agarrarlas por el coño” y el abrazo forzado a la desprevenida Arianne Zucker, la estrella de la telenovela que tuvo que sonreír agradablemente mientras escoltaba al dúo espeluznante al set.

Durante el fin de semana, la campaña de Trump, que ya era una campaña de tanques, estuvo en pleno colapso. Los hombres conservadores de alto perfil se lanzaron a la televisión y a Twitter para explicar con condescendencia que “como esposos y como padres de hijas” se sintieron ofendidos por las palabras de Trump.

Millones de personas sintonizaron el segundo debate presidencial con la esperanza de algún tipo de cálculo o catarsis. En vez de eso, Trump continuó ignorando sus comentarios como”charla de vestuario”. Peor aún, intentó desviar la atención sobre su mala conducta sexual al ponerla en contra de Bill Clinton. Antes del debate, dio una conferencia de prensa con Paula Jones, Kathleen Willey y Juanita Broaddrick -tres mujeres que han acusado a Bill Clinton de acoso y agresión- y Kathy Shelton, que fue violada a los 12 años por un hombre que Hillary Clinton defendió más tarde cuando trabajaba como abogada. Esto nunca se trató de Bill, por supuesto, o de defender a las mujeres a las que maltrataba. Fue un intento de humillar y acosar a Hillary. Trump, debería decirse, una vez llamó a Jones “un perdedor”.

Aquellos de nosotros que llevamos mucho tiempo disgustados por Trump y alarmados por su ascenso político deberíamos estar haciendo estallar los corchos sobre su implosión en curso – y lo estamos haciendo. Pero es enloquecedor que su campaña presidencial tardara tanto tiempo en arder en llamas anaranjadas y que requiriera pruebas de video para demostrar definitivamente que es un misógino horrible, odioso y peligroso.

Relacionado: Por qué la audiencia de Robin Camp es sobre más de los comentarios sexistas de un juez

Nadie debería sorprenderse por esta última revelación. Examinemos su expediente: Ha sexualizado a sus hijas (hablando sobre el escote de Tiffany, de un año de edad, y diciendo que no le importaría salir con Ivanka). Ha clasificado a las mujeres en una escala del uno al diez y ha llamado a aquellas a las que no encuentra atractivas como cerdos y perros. Le dijo a una concursante de”The Apprentice” que”debe ser una bonita imagen que te pongas de rodillas”, y después de que la periodista Megyn Kelly le preguntara sobre ello, dijo que tenía sangre “saliendo de su cuerpo lo que sea”.

Una ex concursante del concurso de belleza dice que Trump la besó en los labios sin permiso cuando tenía 21 años, y un periodista ha revelado que una amiga suya también fue besada por Trump en contra de sus deseos después de que – escucha esto – se puso un Tic Tac en la boca. Una colega de negocios llamada Jill Harth demandó a Trump en la década de 1990 por acoso sexual, describiendo un incidente en el que la empujó contra la pared, trató de besarla, la manoseó y finalmente le ordenó que guardara silencio. En una declaración, también de los años 90, la ex esposa Ivana Trump describió un violento encuentro sexual con su entonces esposo. Y, a principios de este año, una mujer presentó una demanda alegando que Trump la violó en 1994 cuando tenía 13 años.

Relacionado: La RCMP resolverá las demandas por acoso sexual

Después del lanzamiento del video el viernes, aprovechando la ira y la frustración que tantas mujeres estaban sintiendo, la autora Kelly Oxford tweeteó: “Mujeres: twitteadme vuestros primeros asaltos. No son sólo estadísticas. Yo iré primero: El viejo en el autobús de la ciudad me agarra mi’coño’ y me sonríe, tengo 12 años”. En cuestión de horas, recibía 50 respuestas por minuto. En total, unos 27 millones de personas han respondido o visitado su página de Twitter. Pregúntele a cualquier mujer que usted conozca y ella tiene una historia de haber sido menospreciada, insultada o intimidada, o de haber sido tocada sin su consentimiento, agarrada, aterrorizada o violada. ¿Cómo es que las experiencias de más de la mitad del mundo cuentan tan poco contra un fanático y fanfarrón como Donald Trump?

Muchos de los antiguos apologistas de Trump que ahora se están distanciando no lo están haciendo porque se preocupan por los derechos de las mujeres; si lo hicieran, apoyarían los derechos a la atención de la salud reproductiva, la licencia familiar y la igualdad de remuneración. No, su rechazo colectivo de Trump no es un signo de iluminación feminista de masas.

Los conservadores están huyendo de Trump porque está perdiendo y porque, después de haber denigrado (y alienado) a inmigrantes, afroamericanos, latinos, musulmanes y personas con discapacidades, el partido republicano no puede permitirse perder el apoyo de las mujeres blancas.

Confía en mí en esto: Si la cinta se hubiera publicado cuando las cifras de la encuesta de Trump seguían siendo competitivas, los maridos y padres preocupados habrían tirado a sus hijas y esposas justo debajo de ese autobús de Access Hollywood y se habrían quedado al lado de Trump, que era lascivo. Porque Trump, a pesar de todas sus mentiras y sus ideas equivocadas, tiene razón en una cosa. Ya sea objetivando a las mujeres, o discriminando a la gente de color y a los musulmanes, si eres un hombre rico, blanco, poderoso y famoso, puedes salirte con la tuya. O para ponerlo en sus palabras: “Puedes hacer cualquier cosa.”

Más:
11 podcasts que necesitas escuchar ahora mismo
Pantalones de cintura elástica que querrá usar fuera de la casa
Kim Kardashian, ese robo no fue tu culpa.

ADD YOUR COMMENT